Nuestra inspiración

Irineo limón vargas y
juan carlos castro munguía

Juan Carlos Castro Munguía de 28 años e Irineo Limón Vargas de 33 años, jóvenes empresarios Tijuanenses, fueron diagnosticados con cáncer en el año 2002.

Aunque no eran amigos, durante ese difícil periodo coincidieron en varias ocasiones en las salas de espera de diferentes hospitales lo que contribuyó a que desarrollaran una amistad. Dos jóvenes que trataban de entender lo que les había tocado vivir.

Uno de los temas que más ponderaron fue el de los gastos exorbitantes que ocasiona esta enfermedad y ante la pregunta de: “¿Qué hacen quienes no cuentan con los medios para hacer frente a esta enfermedad?” decidieron hacer algo:

Se apasionaron con la idea de ayudar a niños de escasos recursos afectados por el cáncer.

Juan Carlos Castro Munguía

Irineo Limón Vargas

Juan Carlos e Irineo, empresarios al fin, buscaron la forma de crear una asociación que apoyase moral, espiritual y económicamente a niños afectados por esa enfermedad.

Ellos imaginaron un lugar en el que se pudiera atender a niños con cáncer, independientemente de su color, creencia o de la capacidad de sus familias para pagar. Un lugar en el que la luz iluminara la obscuridad de un diagnóstico.

Cuando ellos fallecieron, a escasas semanas de diferencia, en el 2002, sus familias: Castro Munguía y Limón Vargas, decidieron honrar su memoria creando lo que inicialmente fue el Fondo Castro Limón, hoy Fundación Castro Limón, con la misión de dar esperanza de vida a niños y niñas con cáncer de Baja California.

CONTINUANDO EL LEGADO

Inspirados por el legado de Juan Carlos e Irineo, la Fundación Castro-Limón, construyó el Primer Hospital Oncológico Pediátrico de su tipo en América Latina desarrollando e innovando programas para salvar vidas y mejorar los índices de sobrevida a través de la investigación y la educación.

Más adelante, se creó el Centro de Investigación y el Banco de Sangre, lo que ha permitido establecer métodos y procedimientos innovadores en el tratamiento de cáncer.

Ese mismo legado ha permitido, durante más de 17 años, encontrar curas y salvar vidas. Los descubrimientos del Hospital Oncológico Pediátrico, han ayudado a incrementar el índice de sobrevivencia de niños con cáncer hasta un 83% lo que es considerablemente superior al 56% de la media nacional.

La visión de Juan Carlos e Irineo, ha convertido a La Fundación Castro Limón, a través del Hospital Oncológico Pediátrico y del Centro de Investigación en una de las instituciones más importantes y vanguardistas del país en relación al tratamiento del cáncer infantil.

Gracias a nuestros patrocinadores

Atrévete a cambiar el mundo de más de 5 mil niñas, niños y adolescentes que son diagnosticados con cáncer anualmente en México comunicándote o visitándonos en las siguientes direcciones:

Dirección

Paseo del Río s/n 3era etapa Río Tijuana

Correo

info@fundacioncastrolimon.org

Teléfono

(664) 969-5914 al 17

Horario de atención

Lunes a Viernes 7:30am a 5:00pm
Sábado 9:00am a 1:00pm
WhatsApp